Celler Cecilio

Historia

Celler Cecilio es una bodega familiar dedicada a la elaboración de vinos desde 1942. Localizada en Gratallops, en el corazón de Priorat y es la primera bodega que se registró en el Consejo Regulador de la Denominació d'Origen Qualificada Priorat.

La Guerra Civil Española llevo a Cecilio Vicent, nacido en Villavieja (Castelló), hasta Gratallops. Donde se asentó y formo su familia, al cabo de unos años tras recuperar y plantar las tierras heredadas por su esposa, entró como socio a la Cooperativa Vinícola de Gratallops donde llevaba toda su producción. Pero su interés para poder enviar vino a su pueblo natal lo obligó a salirse, puesto que los estatutos de la Cooperativa no permitían que un socio retirara vino por otra finalidad que no fuera el consumo propio.

Montó una pequeña bodega en unas antiguas cuadras, estudió enología y empezó a elaborar él mismo su propio vino, pudiendo de este modo comercializarlo al por menor en su pueblo y a todos aquellos clientes que llegaban a su bodega.

Hoy en día su hijo August, es el actual propietario, quien lleva las operaciones y se ha convertido en un icono en el medio por su carisma y gracia.

 

Viñas y Bodega

Sus viñas están plantadas en el suelo de pizarra, característico de la región, también conocido como la llicorella. Éstas plantaciones están situadas en cuestas empinadas que también es una característica sinónima de Priorat. En total tiene 5 fincas de las que se extienden 10 hectáreas plantadas. Cinco hectáreas son de Garnacha, tres de Cariñena y dos de Syrah. Sus viñas están constituidas por viñas de muchas edades, donde las más viejas son viñas de alrededor de 65 años y las más jóvenes de 10 años.

La bodega mantiene dos facetas, lo antiguo y lo moderno. Básicamente su área antigua es dedicada únicamente para la crianza del vino L’Espill, la parte moderna es un espacio polivalente destinado a la producción del vino, donde se encuentran las áreas de producción, venta y administración.

 

Operación y producción

Esta operación familiar es trabajada por tres personas, dos dedicadas a la producción de cerca de 60 mil botellas al año y una a la administración, venta y exportación. Con empleo de buenas prácticas, logran elaborar vinos excepcionales que son comercializados en muchos mercados mundiales, incluidos Estados Unidos, China, Brasil, Australia y ahora Guatemala.

La vendimia o cosecha, se hace a mano para poder seleccionar los racimos que están en su punto ideal tanto de su madurez alcohólica como la fenólica.

La cepas de las levaduras utilizadas para la producción de estos pontentes vinos son provenientes de la plantación. Son levaduras naturales muy delicadas por lo que deben restringirse la utilización de agroquímicos, ya que los herbicidas han mostrado ser letales para estos seres que le proporcionan carácter al vino.

 

3 artículos